VOLKSWAGEN: COMPENSACIÓN A LOS EUROPEOS AFECTADOS

Más novedades sobre el caso Volkswagen, la empresa automovilística se resiste a atender las exigencias de la Comisión Europea por el escándalo del fraude por emisiones, que a tantos usuarios tiene en vilo. Representantes de la Comisión Europea se han reunido con el máximo dirigente de la casa automovilística alemana para exigirle una compensación, por el fraude de las emisiones de gases, a los clientes y consumidores europeos. Tras haber intentado en repetidas ocasiones llegar a un acuerdo, la situación no es fácil ya que la empresa Volkswagen no encuentra aún las soluciones que la Comisión y la UE le están pidiendo.

El problema erradica en que los consumidores de Estados Unidos si tienen derecho a una compensación económica, además la empresa alemana se encuentra obligada a compensar a los consumidores americanos, al contrario que los consumidores de la UE los cuales siguen a la expectativa de que va a suceder con sus vehículos. El volumen de vehículos vendidos por Volkswagen en Europa es enorme, ya que poseen vehículos que no son marca Volkswagen, pero si son de la misma compañía, los cuales también se encuentran afectados por el fraude en las emisiones de gases, al ser el fabricante Volkswagen y haber utilizado las mismas técnicas de fabricación. motores volkswagen

La Comisión Europea, ante la gravedad del problema, trabaja sin descanso para que se solucione el problema y obligar al máximo dirigente de Volkswagen a aportar más datos y pruebas necesarias, además de las ya aportadas, las cuales no han producido cambio alguno y el problema continúa siendo patente.

La situación del gigante automovilístico es delicada ya que el Parlamento Europeo va a emplear a más de 45 eurodiputados, que van a componer una comisión de investigación, para que investiguen el caso del fraude de las emisiones de gases, además de evaluar y elaborar un informe con las actuaciones y progresiones de Volkswagen en el presente año.

En caso de que Volkswagen haya falseado los documentos relativos a las emisiones de gases, existen precedentes donde desde Bruselas se han impuesto sanciones para otras casas automovilísticas como Ferrari que fue sancionada con 20.000 euros, o la firma automovilística rusa Avtovaz, que fue sancionada con un millón de euros.