Ley de Segunda Oportunidad y eliminación de cláusula suelo

Se dejarán de aplicar las cláusulas suelo a quienes se encuentren en el umbral de exclusión.

La tan comentada Ley de Segunda Oportunidad, publicada el pasado mes de Febrero, introduce una modificación (contenida en su artículo 2), en el Real Decreto-ley 6/2012, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, de la cual ya os hemos informado en artículos anteriores.

Dicha modificación se opera sobre el punto 1 del Anexo, concretamente en el apartado donde se refiere a la reestructuración de deudas hipotecarias, y establece expresamente que “en todo caso, se inaplicarán con carácter indefinido las cláusulas limitativas de la bajada del tipo de interés previstas en los contratos de préstamo hipotecario”.

Esto significa que, aquellos deudores que cumplan los requisitos contenidos en el artículo 3 del Real Decreto-ley 6/2012 (igualmente modificados por la Ley de Segunda Oportunidad) , y queden por tanto situados en lo que se denomina como “ umbral de exclusión ”, se beneficiarán de una reestructuración de su deuda que, además de las medidas contenidas en el Anexo (carencia de 5 años, ampliación del plazo de amortización, o reducción del tipo de interés aplicable a Euribor + 0,25), en todo caso conllevará, la inaplicación de la clausula suelo contenida en su préstamo hipotecario, de forma indefinida.Ley de Segunda Oportunidad

A continuación os recordamos TODAS las circunstancias que han de concurrir en el deudor de un crédito o préstamo garantizado con hipoteca sobre su vivienda habitual, para que sea de aplicación dicha medida:

  1. El conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar sea menor al límite de tres veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) anual de catorce pagas.

Se entenderá por unidad familiar  la compuesta por el deudor, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita, y los hijos que residan en la vivienda.

Este límite se verá ampliado en circunstancias tasadas (dependientes, discapacitados, enfermos…).

  1. Que en los 4 años anteriores a la solicitud, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas, o hayan sobrevenido en dicho periodo circunstancias familiares de especial vulnerabilidad.

Esto ocurrirá cuando se dé alguna de las circunstancias siguientes:

-El esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por 1,5.

-Familia numerosa

-Familia monoparental con 2 hijos