Mediación familiar, otra forma de alcanzar acuerdos de divorcio.

la foto 1El divorcio puede ser menos traumático gracias a la mediación familiar, que logrará un acuerdo en el que las dos partes verán reflejados sus deseos.

Desde la reforma de la ley del año 2005 el divorcio es un trago algo menos complicado y costoso. Se suprimió la obligación de pasar por un proceso de separación previo al divorcio, es lo que popularmente se llamó “divorcio exprés”, ahora el único requisito para iniciar los trámites de divorcio es que ya hubieran pasado tres meses desde la fecha del matrimonio, además se creó la figura del mediador familiar, para ayudar a resolver el divorcio de la manera menos conflictiva posible.

Cada Comunidad Autónoma ha ido desarrollando esta figura con más precisión, pero la finalidad de todas ellas es la misma: ofrecer un proceso encaminado a alcanzar un acuerdo entre las partes, que sea justo, estable y duradero contribuyendo a evitar la apertura de procedimientos judiciales o ayudar a resolver los ya iniciados.

Un divorcio es uno de los supuestos que se contemplan en la mediación familiar. La mediación nos ayudará a reducir los daños económicos y emocionales, así como proteger los intereses de los menores que pudieran estar implicados. Nunca hemos de olvidar que un divorcio no solo es un quebranto sentimental, también supone un quebranto económico, pero nunca hemos de olvidar que, de existir hijos, el bien jurídico de mayor protección en este procedimiento es el interés de los mismos.

La mediación es un proceso al que se acude voluntariamente para establecer un acuerdo de divorcio, con la ayuda del mediador y sin necesidad, inicialmente, de un proceso judicial donde el Juez tomaría todas las decisiones. Si los cónyuges logran un acuerdo, el mediador redactará un documento que lo acredite (borrador de convenio regulador) que tendrá que adjuntarse posteriormente a la demanda de divorcio que se presentará ante los tribunales, y es revisado tanto por un Juez, como por  el Ministerio Fiscal que se asegurará que ninguno de los implicados haya salido perjudicado.

Si el ministerio fiscal no se opone al mismo y finalmente el juez lo homologa, este convenio tiene la plena validez y es de obligado cumplimiento para los litigantes. Esto también suele abaratar mucho los costes ya que se necesita un único abogado y un único procurador que tramiten la demanda de divorcio ante el Juez.

También pueden solicitar y someter a mediación las parejas que ya estén divorciadas si quieren modificar algunas de las medidas pactadas en el pasado. O los que ya estén en un proceso contencioso, pueden utilizar la mediación como una oportunidad de llegar a un acuerdo mutuo.

Si estás pensando en divorciarte o ya estáis en un proceso contencioso no dudéis en poneros en contacto con los profesionales de Prevención Legal, déjate asesorar para que tengas toda la tranquilidad  y el respaldo de un gran equipo. En el equipo de Prevención Legal contamos con abogados y con mediadores que intervendrán para lograr alcanzar acuerdos y hacer que ese difícil momento sea lo mas rápido posible.

Si tienes alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Llama al 807464958. Ver condiciones.