Financiación alternativa para empresas

La financiación es uno de los fenómeno más relevantes a la hora de poner en prácticas nuestras ideas empresariales, no solamente se necesita ser un buen emprendedor para comenzar a operar en mercados o constituir una “Start up”, por lo que los empresarios y futuros empresarios tienen que buscar métodos de acceso a créditos y financiación para poner a funcionar sus ideas empresariales.

Como empresarios y como futuros empresarios no podemos encontrar la posibilidad de querer crear una empresa desde cero y entrar así en el mercado pese a la difícil situación en la que nos encontramos o Empresas que no son de reciente creación y ya llevan algún tiempo operando en el mercado, pero que pueden necesitar de nuevas vías de financiación para seguir haciendo crecer a su negocio. Es obvio que la financiación es un elemento indispensable para hacerse un hueco en un mercado tan exigente como el actual.

Las PYMES (pequeña y mediana empresa) son probablemente las empresas que más métodos de financiación necesitan para progresar, expandirse y obtener buenos resultados. Existen métodos tradicionales que producen resultados, pero también existen nuevas fuentes de financiación alternativas a estos y ajustados a la época en que vivimos. A continuación, vamos a desarrollar algunos de estos métodos alternativos de los que estamos hablando.
Los medios telemáticos y la globalización están creando más posibilidades de obtener créditos y más rápidamente. Además ante la situación financiera en la que vivimos no solamente es importante estos medios para obtener créditos, a esto hay que sumar también la aparición de inversores privados que están optando por financiar proyectos y actuar como agentes de financiación que ofrecen medios alternativos a los tradicionales.Financiación

El término anglosajón “CROWD” significa colectivo, es un término que en el ámbito financiero se lleva utilizando relativamente poco tiempo. A día de hoy está siendo utilizado en muchos partes, la tendencia al alza de estos métodos lo está convirtiendo en una fuente fiable de financiación. Estos inversores reciben parte de los beneficios de la empresa en la cual invierten, pero también puede recibir servicios o productos de las mismas en lugar de contraprestaciones económicas. Se encuentran en plataformas y mercados online, que además hacen posibles realizar proyectos que con los métodos tradicionales son menos viables. Este método existe en tres modalidades:

En primer lugar nos encontramos con el “Crowfunding” que se utiliza especialmente en proyectos sociales, de artes, teatro o música; o para financiar productos concretos. La inversión realizada se lleva a cabo en una plataforma online, la inversión recibe como contraprestación no financiera material o ideal. El importe puede ser pequeño, pero también se pueden realizar grandes inversiones que desembocarán en contraprestaciones más grandes. Esta forma de financiación está teniendo más incidencia entre los productos considerados como “innovadores”.

En segundo lugar aparece la figura del “Crowinvesting” que es un método que permite al inversor obtener participaciones de la empresa. Por lo que el objeto de esta inversión se centraliza en la empresa, no solamente en un producto por ser considerado como innovador, que es lo que lo diferencia del “Crowfunding”. El inversor va a participar en los beneficios, pero también su rendimiento puede verse perjudicado por las pérdidas que pueda sufrir la empresa. Está teniendo mucha repercusión en el sector de las energías en el inmobiliario, pero sobre todo entre las empresas jóvenes que necesitan financiación para su puesta en marcha.

Por último destacamos el fenómeno del “Crowlending” es lo más parecido a un préstamo, dentro de los sistemas que os estamos presentando. Es un método ventajista para las empresas consideradas jóvenes. En esta financiación el prestatario tiene que proveer a las plataformas de “crowdlending” de sus cuentas anuales y una garantía personal. Además otra ventaja que ofrece este método es que el capital prestado se utiliza para un fin que no está determinado por el inversor, por lo que el prestatario tiene libertad para manejar el capital invertido y utilizarlo en lo que necesite. Los prestatarios son sometidos a un control de viabilidad a través de las plataformas puestas a disposición, se estudia su historial económico a fin de calcular el riesgo que pueden ofrecer.