El TEAC mejora el IRPF de los divorciados con hijos

El TEAC fija la compatibilidad de “alimentos y mínimo por descendientes” en contra de la Dirección General de Tributos.

El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) toma partido por el contribuyente a través de una resolución donde afirma que es compatible el tratamiento fiscal que la Ley del IRPF otorga a las anualidades por alimentos satisfechas en virtud de decisión judicial a favor de los hijos, en los casos que el contribuyente tenga concedida la guardia y custodia compartida, con la aplicación concurrente del mínimo por descendientes.

Esta resolución con fecha de septiembre corrige el criterio sentado por varias consultas de la Dirección General de Tributos, en las que se señalaba que la aplicación concurrente de mínimo por descendientes y el régimen de anualidades por alimentos por los contribuyentes separados con guardia y custodia compartida de sus hijos no era posible. En estos casos se argumentaba que únicamente podría desgravarse el mínimo por descendientes, sin posibilidad de optar por uno u otro régimen.

Con dicha resolución se desestima un recurso extraordinario interpuesto por el director de Gestión Tributaria aclarando que “las contestaciones a las consultas de la Dirección General de Tributos (invocadas por el director) no son vinculantes para los Tribunales Económico-Administrativo”. El director recurrente argumenta que la aplicación del mínimo por descendientes y el tratamiento previsto para las anualidades por alimentos son incompatibles y más en los casos que solo se puede aplicar prorrateado al 50%, sin que se pueda aplicar beneficio fiscal alguno por los alimentos pagados a los hijos.

Según Tributos, estos beneficios no pueden aplicarse conjuntamente y no es una opción para el ciudadano aplicarlos sino que necesariamente prevalece el mínimo por descendientes sobre la aplicación separada de la escala de gravamen al importe de las anualidades por alimentos.

Pero el TEAC llega a otra conclusión en la que asegura que “ninguna de estas consideraciones se encuentran recogidas en la actual legislación” por lo que no se establece como requisito que no haya convivencia con el hijo a favor del cual se satisfacen los alimentos. Además afirman que “la interpretación por el director recurrente discriminaría a unos contribuyentes frente a otros, por el solo hecho de haber optado, voluntariamente en la mayoría de los casos, por la guardia y custodia compartida de sus hijos menores”.