El 2014 cierra con una caída del 1% en el IPC

 

Esta caída del IPC se debe, en gran parte, al abaratamiento de carburantes, gasóleos para calefacción y algunos alimentos.

Es la primera vez en la historia de este indicador (que arrancó en 1962) que en un mes de diciembre registra una tasa interanual negativa de los precios. Además, se trata de la tasa más negativa en cualquier mes desde el año 2009 en julio, en el que el indicador se situó en el -1,4%.

Según ha publicado esta semana el INE (Instituto Nacional de Estadística) el IPC bajó un 0,6% en el pasado mes de diciembre respecto al mes anterior, y descendió seis décimas su caída interanual hasta el 1%.

Es la octava vez en quince meses que se registra una tasa negativa interanual de los precios, siendo la del mes de diciembre la de mayor negatividad del 2014. Este dato cobra relevancia para el sueldo de algunos trabajadores ya que en ciertos convenios colectivos se usa para determinar la subida salarial del próximo año y en otros es referencia para la compensación por la desviación del IPC.

El INE atribuye este descenso al abaratamiento del transporte, que bajó casi cuatro puntos respecto al mes de diciembre en 2013, hasta el descenso del IPC-5,5%, por el descenso de carburantes y lubricantes.  Influye también en el IPC el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas que bajó hasta un -0,3%, y la vivienda, que marcó hasta un -0,2%.

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández Mesa, pronosticó que la bajada de precios “se irá suavizando en la segunda mitad del año” y destacó los efectos favorables del descenso del petróleo; por el que Economía ha calculado que el ahorro para familias y empresas podría llegar este año a 15.000 millones y añadir 0,6 puntos porcentuales al avance del PIB. El Secretario hizo hincapié en que la caída de los precios al cierre de año permite que mejore el poder adquisitivo de jubilados y trabajadores que siguen con pensiones y salarios congelados.